martes, 19 de agosto de 2014

Las cosas no

Yo hago todo, yo soy todo
y eso me convierte en el fondo
en lo que no es nada,
solo eso me hace ser: Nadie.

Seru Girán - A los jóvenes de ayer

Campo estrellado

Las sombras de las almas que estan naciendo, que quieren, que piensan. El campo estrellado en la espera de la vuelta, la vuelta a todo lo de siempre pero esta vez detrás con eso, todo eso que se hizo en las aperturas del horizonte abierto de los cantos naturales, de los gemidos de los pájaros, de los ríos alegres. Y la noche, y el alcohol y el querer y no querer fumar. Y las cosas y las mujeres, y esas piernas tan pero tan sanas, llenas  de alma verdadera, llenas de verdad oinconcebible, regocijo para los pobres soñadores, que anhelan ser rodeados ese día pronto por esas dos puertas. Puertas de verdad, puertas que se abren y se cierran constantemente, como si fueran nuevas puertas, o en todo caso una puerta más para llegar al portón, al porton de los verdaderos anhelos, de los sueños ya no imposibles, de las ganas de volar y todo lo que se dice que en realidad no se puede.

martes, 5 de agosto de 2014

( )

La rosa entregada al destino
los misterios del que desaparecido
angustian y relucen a la vez.

Sergei Rachmaninov - Concierto para piano No 3 (Martha Argerich)


Majestuoso cantabile

Y así moriré, escuchando conciertos para piano. Porque el pianista que sobrevive a la guerra vuelve, y vuelve para tocar, porque el es pianista, y entrega su vida para eso, para ser lo que es, y asi se muere, escuchando los conciertos que tocará cuando vuelva, vivo, reluciente, libre. Muere sabiendo, muere rodeado de la ignorancia, abundado de indiferencia, y de las espaldas de sus mas queridos. Porque a ellos los quiere, porque a ellos los ama, y ellos lo amarán, pero no ahora, no en este momento, porque solo con su muerte el podrá comprobar todo lo ignorado, solo muriendo y volviendo, el podrá hacer creer. La pregunta es: aún asi le creerán?

lunes, 28 de julio de 2014

( )

Mi sueño elegido
solo por tus ojos
solo por tu hermosura
alcanzo el infinito